0

Tu carrito está vacío

diciembre 03, 2020

Históricamente se ha asociado al azúcar simple como la forma más fácil y rápida de generar energía para nuestro cuerpo. Si nos sentimos cansados o con sueño optamos sin pensarlo en consumir un refresco azucarado o un snack dulce para elevar nuestra energía. Pero la realidad es que estamos causando todo lo contrario, un alto nivel de azúcar en sangre genera a los pocos minutos mayor sensación de cansancio, aumentará las probabilidades de ganar peso, el envejecimiento de las células corporales y es el inicio de muchas enfermedades cardiovasculares como la obesidad, resistencia a la insulina y diabetes tipo2. Veamos por qué.

Energía

El azúcar pasa del sistema digestivo a la sangre muy rápidamente, lo que genera una inundación de glucosa. El cuerpo reacciona liberando insulina con la misma rapidez para así poder metabolizar el azúcar. El efecto en ti, es un subidón energético inmediato seguido rápidamente por una baja drástica de esta energía. Entonces, es aquí, donde buscaremos comer nuevamente azúcar y el ciclo continúa.

Aumento de peso

El acto de comer más y más azúcar para combatir el cansancio puede causar rápidamente un aumento de peso. Si el azúcar no se utiliza como energía, el cuerpo primero almacenará este azúcar como glucógeno en los músculos y el hígado. Una vez que estos se saturen, la glucosa adicional se convierte en grasa y se almacena en todo el cuerpo (grasa corporal).

Diabetes

El proceso de convertir la glucosa en energía requiere de la hormona insulina, por lo que, cada vez que comemos azúcar el páncreas libera insulina. Si u nivel de azúcar en sangre aumenta con regularidad, la carga de producir toda la insulina adicional puede hacer que las células se vuelvan resistentes, lo que lleva a que la sangre se mantenga constantemente alta en glucosa y este es el inicio del desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes tipo2.

Envejecimiento  

Los altos niveles de azúcar en sangre conducen a un proceso llamado glicación, donde la glucosa se adhiere a las proteínas en sangre. La glicación crea sub productos que dañan las membranas celulares y causan inflamación, envejeciendo efectivamente las células del cuerpo.

Por lo tanto, está claro que mantener niveles bajos y estables de azúcar en sangre, es vital para potenciar nuestra salud y ayuda a controlar nuestro peso, pero evitar los alimentos con alto contenido de glucosa puede ser todo un desafío.

 

¿Qué medidas podemos tomar?

Adapta tu dieta

Lo primero, es siempre evitar los alimentos con alto contenido de azúcar como chocolate, galletas, dulces, pan blanco, pastas y arroz. Los alimentos procesados y salsas, también suelen tener un alto contenido de azúcar (revisa las etiquetas siempre antes de consumirlos), por ende, intenta llevar una alimentación lo más natural y real posible basa en grasas de calidad, proteínas, semillas, fibra y verduras. En el caos de la fruta, si bien, nos proporciona nutrientes y es un alimento real, generalmente también contiene mucha azúcar en forma de fructosa, por ende, cada vez que consumas fruta se recomienda acompañarla con alimentos ricos en grasa naturales como las nueces o almendras, preferir los frutos rojos y controlar las porciones.

Salud intestinal

Agregar almidón resistente en la dieta mejora la calidad de la microbiota (flora) intestinal, lo que a su vez mejora el metabolismo de la glucosa. Esto se debe a que el almidón resistente no se puede descomponer en el intestino delgado y viaja intacto al colon. Una buena forma de administrar almidón resistente a nuestra dieta es la fibra prebiótica F.O.S. (Fructooligosacáridos) la cual se encuentra presente en verduras como la achicoria, ajo, espárrago, cebolla, también encontramos almidón resistente en ciertas frutas, semillas y plátano verde.

Evita el estrés

Al estar estresado, el cuerpo libera la hormona llamada cortisol. El trabajo del cortisol, es darle la energía para hacer frente a una situación estresante, por lo que aprovecha sus reservas de proteínas y grasas y crea glucosa a partir de estas. Esto será excelente si necesitamos correr de forma inesperada para alcanzar el autobús, pero si no convierte el azúcar en energía, esta permanecerá en el torrente sanguíneo con las mismas consecuencias que un alimento azucarado.

Mantente activo

El ejercicio o movimiento diario y mantenernos activos es la mejor forma de utilizar la glucosa en sangre, por ende, es muy importante buscar el movimiento en nuestras vidas.

Incorpora nutrientes clave

Existen nutrientes clave que ofrecen un apoyo especial en el manejo del azúcar en sangre. El cromo ayuda a mantener niveles adecuados de azúcar en sangre y al funcionamiento eficiente de la insulina actuando directamente en los receptores celulares. La Canela imita a la insulina y ralentiza el movimiento del azúcar hacia el torrente sanguíneo. El Manganeso ayuda a convertir el azúcar en energía y el Magnesio, ayuda a regular la insulina para evitar que los niveles de azúcar en sangre no se alteren excesivamente. Además, se ha demostrado una deficiencia de magnesio en quienes padecen Diabetes.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

Únete a la comunidad BioCare

x