Envío gratis en la RM en compras sobre $60.000 y a todo Chile en compras sobre $70.000 Envío gratis en la RM en compras sobre $60.000 y a todo Chile en compras sobre $70.000

Blog de Bienestar

Invierno: Construyendo Bloques para la salud e inmunidad en niños

Invierno: Construyendo Bloques para la salud e inmunidad en niños

Una óptima nutrición es vital para el bienestar de nuestros hijos, asegurando que tengan los componentes básicos necesarios para una buena salud. Hacer cambios en la dieta y el estilo de vida, incluso solo un paso a la vez, puede marcar la diferencia, ya que la nutrición tiene el poder de mejorar no solo su salud general, sino también reducir las infecciones, mejorar la memoria y el comportamiento. No podemos proteger a nuestros hijos del mundo exterior, pero podemos darles los cimientos correctos, para que se protejan y tengan un futuro feliz y satisfactorio, sobre todo, en épocas de mayor demanda como el invierno.

A medida que los niños crecen, es importante satisfacer sus necesidades nutricionales para ayudar a mantener sus huesos sanos, nutrir el cerebro y desarrollar su sistema inmune, especialmente, en períodos de mayor vulnerabilidad o presencia de virus e infecciones.

Los Nutrientes clave a considerar en niños son:

  • Vitaminas y minerales, especialmente Zinc para apoyar el crecimiento y sistema inmune, vitamina D, vitamina C y Calcio.
  • Ácidos grasos esenciales para apoyar el desarrollo cerebral y manejar procesos inflamatorios (Omega 3)
  • Suplementos Probióticos de microorganismos vivos que habitan naturalmente en el intestino y favorecen la digestión e inmunidad (defensas)

Las instituciones de salud, recomiendan la suplementación de vitaminas A, C y D diaria en lactantes que se alimentan por lactancia materna. Los suplementos de microorganismos vivos son un excelente complemento para lactantes BIOFLORA, sobre todo, si son alimentados por fórmula láctea artificial y queremos fomentar el desarrollo de bacterias benéficas en su intestino. En el caso de preescolares y escolares, se recomienda complementar su alimentación (sobre todo si existen déficit) con un suplemento de vitaminas y minerales, ácidos grasos esenciales OMEGA CARE y microorganismos vivos MINDLINX POWDER. (Ver Pack niños)

 

Desafíos de invierno

Cuando llega el invierno podemos asegurarnos de proporcionar a nuestros hijos las herramientas necesarias para enfrentar esta etapa del año apoyando su inmunidad y defensas previniendo el contagio de virus y bacterias dañinas.

Inmunidad

La inmunidad es la forma en que nuestro organismo se defiende contra virus y bacterias. ¿Sabías que lo más importante para apoyar la inmunidad de tus hijos es cuidar y repoblar sus bacterias intestinales? Los niños son muy propensos a las infecciones del tracto respiratorio superior, que incluyen la otitis, amigdalitis, bronquitis y resfrío común. Ciertos factores como el estrés, mal dormir, deficiencias nutricionales y la baja diversidad de bacterias intestinales pueden hacerlos aún más vulnerables.

La exposición a ciertos gérmenes es necesaria para el desarrollo del sistema inmune de los niños. Dejemos que ellos se mantengan curiosos, juguetones y pasen tiempo al aire libre en contacto con la tierra y sus insectos. Esto será vital para fomentar un desarrollo inmune saludable, que sepa cuando luchar frente a un agente agresor e ignorar la exposición a alérgenos o virus comunes. Cuando nuestro sistema inmune está mal programado, puede ser reactivo a alérgenos comunes y causar estados febriles, de asma y eczema.

Podemos tomar medidas para apoyar a nuestros niños aportando bacterias benéficas para su intestino iniciando una dosis diaria de suplementos probióticos los cuales nos ayudarán para mantener a raya virus y bacterias dañinas, y fortalecerán su sistema inmune de defensas.

Otros nutrientes que pueden ayudar a prevenir infecciones en niños son los que fortalecen la barrera intestinal (especialmente la vitamina A) y estimulan la actividad de las células inmunes. La vitamina D mejora la respuesta contra una variedad de invasores e inhibe el desarrollo potencial de autoinmunidad al regular la activación inmune y la presentación de antígenos. También tiene efectos antiinflamatorios e inmunorreguladores, lo que respalda aún más el sistema inmunitario. De hecho, los niños con niveles bajos de vitamina D experimentan una infección de mayor duración y la deficiencia se ha relacionado con cuadros de amigdalitis frecuentes. Un estudio demostró que a una dosis de 300 ui por día de vitamina D en niños, disminuyo el riesgo de desarrollar infecciones agudas del tracto respiratorio durante el invierno. El zinc aumenta la acción de las células inmunes y la vitamina C es clave para el manejo y la duración de cuadros infecciosos.

No olvidemos las propiedades de las grasas "esenciales", especialmente las omega-3 que son tan importantes para la función cerebral y el estado de ánimo. El cuerpo no puede producir estas grasas y deben obtenerse de la dieta. Los aceites de pescado en particular proporcionan altos niveles de ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA). Estos son particularmente importantes para la salud ocular, la memoria, el estado de ánimo y el comportamiento. Sus efectos antiinflamatorios apoyan potencialmente una variedad de afecciones, desde obesidad hasta asma.

¿Sabía que las bacterias intestinales desequilibradas o el intestino permeable también pueden afectar la atención, el comportamiento y el estado de ánimo de los niños? Esto se debe a que las bacterias beneficiosas en nuestro intestino pueden interactuar con la producción de neurotransmisores. Los neurotransmisores son esenciales para el estado de ánimo y el comportamiento. De hecho, ciertas investigaciones han demostrado que una baja diversidad y variedad de bacterias intestinales tienen una influencia directa en la capacidad de un niño de quedarse quieto, escuchar las instrucciones y concentrarse en las tareas que se le asignan.

 


References

[1] National Health Service Your Body’s First Solid Foods (2017) Retrieved 11th July 2017, fromhttp://www.nhs.uk/Conditions/pregnancy-and-baby/Pa...

[2] Segerstrom Psychological stress and the human immune system: a meta-analytic study of 30 years of inquiry. Psychol Bull (2004) 130(4): 601–630.

[3] Cunningham-Rundles et al. Mechanisms of nutrient modulation of the immune response. Allergy Clin Immunol. 2005; 115 (6): 1119-28.

[4] Hojsak I et al. Lactobacillus GG in the prevention of gastrointestinal and respiratory tract infections in children who attend day care centres: A randomised, double-blind, placebo controlled trial. Clinical Nutrition 2010; 29:310.

[5] Kumpu M, et al. The use of the probiotic Lactobacillus rhamnosus GG and viral findings in the nasopharynx of children attending day care. J. Med. Virol. 85:1632-1638, 2013.

[6] Aladag et al Efficacy of vitamin A in experimentally induced acute otitis media. Int J

Otorhinolaryngol 2007;71(4):623-8.

[7] Piemonti et al. Vitamin D3 Affects Differentiation, Maturation, and Function of Human Monocyte-

Derived Dendritic Cells, The Journal of Immunology, 2000, 164: 4443-4451.

[8] Griffin, M.D., Xing, N. and Kumar R. (2003) Vitamin D and its analogs as regulators of immune activation and antigen presentation. Annual Review of Nutrition, 23, 117-145.

[9] Antico, A., Tampoia, M., Tozzoli, R. and Bizzaro, N. (2012) Can supplementation with vitamin D reduce the risk or modify the course of autoimmune diseases? A systematic review of the literature. Autoimmunity Reviews, 12 (2), 127–136.

[10] Elemraid et al. A case-control study of nutritional factors associated with chronic suppurative otitis media in Yemeni children. Eur J Clin Nutr. 2011; 65(8): 895-902.

[11] Carmago CA, Ganmaa D. Randomized Trial of Vitamin D supplementation and Risk of Acute Respiratory Infection in Mongolia. Pediatrics Vol. 130 No. 3 September 1, 2012.

[12] Yildiz et al. The role of vitamin D in children with recurrent Tonsillopharyngitis. Ital J Pediatr. 2012; 38: 25.

[13] Reid et al. Vitamin D and tonsil disease--preliminary observations. Int J Pediatr Otorhinolaryngol. 2011; 75 (2): 261-4.

[14] Cunningham-Rundles et al. Mechanisms of nutrient modulation of the immune response. J Allergy

Clin Immunol 2005; 115: 1119–28

[15] Brinkevich SD et al Radical-regulating and antiviral properties of ascorbic acid and its derivatives.

Bioorg med Chem Lett. 2012 1;22(7).

[16] Fan‐kun Kong (2009) Pilot Clinical Study on a Proprietary Elderberry Extract: Efficacy in Addressing Influenza Symptoms, J Pharmacol Pharmacokin 5: 32‐43

[17] Clough P, Lindmark L, (2007) . A 5-month open study with long-chain polyunsaturated fatty

acids in dyslexia. J Med Food. 10(4):662-6.

[18] Richardson AJ, Montgomery P. The Oxford-Durham study: a randomized, controlled trial of

dietary supplementation with fatty acids in children with developmental coordination disorder.

Pediatrics. 2005 May;115(5):1360-6.

[19] Furuhjelm et al. Fish oil supplementation in pregnancy and lactation may decrease the risk of

infant allergy, Acta Paediatrica 2009 Sep;98(9):1461-7.

[20] Li et al. Intakes of long-chain omega-3 (n-3) PUFAs and fish in relation to incidence of asthma

among American young adults: the CARDIA study. Am J Clin Nutr. 2013 Jan;97(1):173-8.

[21] Foster, McVey Neufeld. Gut-brain axis: how the microbiome influences anxiety and depression. Trends

Neurosci. 2013; 36 (5): 305-12.

[22] Bravo et al. Ingestion of Lactobacillus strain regulates emotional behaviour and central GABA receptor

expression in a mouse via the vagus nerve. Proceedings of the National Academy of Sciences. 2011; 108 (38):

16050-55.

[23] Previc FH. The Dopaminergic Mind in Human Evolution and History. 2009; Cambridge University Press

[24] Reichelt, Knivsberg. Can the pathophysiology of autism be explained by the nature of the discovered urine peptides? Nutritional Neuroscience. 2003; 6 (1): 19-28.

Dejar un comentario