0

Tu carrito está vacío

julio 08, 2020

Una óptima nutrición es vital para el bienestar de nuestros hijos, asegurando que tengan los componentes básicos necesarios para una buena salud. Hacer cambios en la dieta y el estilo de vida, incluso solo un paso a la vez, puede marcar la diferencia, ya que la nutrición tiene el poder de mejorar no solo su salud general, sino también reducir las infecciones, mejorar la memoria y el comportamiento. No podemos proteger a nuestros hijos del mundo exterior, pero podemos darles los cimientos correctos, para que se protejan y tengan un futuro feliz y satisfactorio, sobre todo, en épocas de mayor demanda como el invierno.

A medida que los niños crecen, es importante satisfacer sus necesidades nutricionales para ayudar a mantener sus huesos sanos, nutrir el cerebro y desarrollar su sistema inmune, especialmente, en períodos de mayor vulnerabilidad o presencia de virus e infecciones.

Los Nutrientes clave a considerar en niños son:

  • Vitaminas y minerales, especialmente Zinc para apoyar el crecimiento y sistema inmune, vitamina D, vitamina C y Calcio.
  • Ácidos grasos esenciales para apoyar el desarrollo cerebral y manejar procesos inflamatorios (Omega 3)
  • Suplementos Probióticos de microorganismos vivos que habitan naturalmente en el intestino y favorecen la digestión e inmunidad (defensas)

Las instituciones de salud, recomiendan la suplementación de vitaminas A, C y D diaria en lactantes que se alimentan por lactancia materna. Los suplementos de microorganismos vivos son un excelente complemento para lactantes BIOFLORA, sobre todo, si son alimentados por fórmula láctea artificial y queremos fomentar el desarrollo de bacterias benéficas en su intestino. En el caso de preescolares y escolares, se recomienda complementar su alimentación (sobre todo si existen déficit) con un suplemento de vitaminas y minerales, ácidos grasos esenciales OMEGA CARE y microorganismos vivos MINDLINX POWDER. (Ver Pack niños)

 

Desafíos de invierno

Cuando llega el invierno podemos asegurarnos de proporcionar a nuestros hijos las herramientas necesarias para enfrentar esta etapa del año apoyando su inmunidad y defensas previniendo el contagio de virus y bacterias dañinas.

Inmunidad

La inmunidad es la forma en que nuestro organismo se defiende contra virus y bacterias. ¿Sabías que lo más importante para apoyar la inmunidad de tus hijos es cuidar y repoblar sus bacterias intestinales? Los niños son muy propensos a las infecciones del tracto respiratorio superior, que incluyen la otitis, amigdalitis, bronquitis y resfrío común. Ciertos factores como el estrés, mal dormir, deficiencias nutricionales y la baja diversidad de bacterias intestinales pueden hacerlos aún más vulnerables.

La exposición a ciertos gérmenes es necesaria para el desarrollo del sistema inmune de los niños. Dejemos que ellos se mantengan curiosos, juguetones y pasen tiempo al aire libre en contacto con la tierra y sus insectos. Esto será vital para fomentar un desarrollo inmune saludable, que sepa cuando luchar frente a un agente agresor e ignorar la exposición a alérgenos o virus comunes. Cuando nuestro sistema inmune está mal programado, puede ser reactivo a alérgenos comunes y causar estados febriles, de asma y eczema.

Podemos tomar medidas para apoyar a nuestros niños aportando bacterias benéficas para su intestino iniciando una dosis diaria de suplementos probióticos los cuales nos ayudarán para mantener a raya virus y bacterias dañinas, y fortalecerán su sistema inmune de defensas.

Otros nutrientes que pueden ayudar a prevenir infecciones en niños son los que fortalecen la barrera intestinal (especialmente la vitamina A) y estimulan la actividad de las células inmunes. La vitamina D mejora la respuesta contra una variedad de invasores e inhibe el desarrollo potencial de autoinmunidad al regular la activación inmune y la presentación de antígenos. También tiene efectos antiinflamatorios e inmunorreguladores, lo que respalda aún más el sistema inmunitario. De hecho, los niños con niveles bajos de vitamina D experimentan una infección de mayor duración y la deficiencia se ha relacionado con cuadros de amigdalitis frecuentes. Un estudio demostró que a una dosis de 300 ui por día de vitamina D en niños, disminuyo el riesgo de desarrollar infecciones agudas del tracto respiratorio durante el invierno. El zinc aumenta la acción de las células inmunes y la vitamina C es clave para el manejo y la duración de cuadros infecciosos.

No olvidemos las propiedades de las grasas "esenciales", especialmente las omega-3 que son tan importantes para la función cerebral y el estado de ánimo. El cuerpo no puede producir estas grasas y deben obtenerse de la dieta. Los aceites de pescado en particular proporcionan altos niveles de ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA). Estos son particularmente importantes para la salud ocular, la memoria, el estado de ánimo y el comportamiento. Sus efectos antiinflamatorios apoyan potencialmente una variedad de afecciones, desde obesidad hasta asma.

¿Sabía que las bacterias intestinales desequilibradas o el intestino permeable también pueden afectar la atención, el comportamiento y el estado de ánimo de los niños? Esto se debe a que las bacterias beneficiosas en nuestro intestino pueden interactuar con la producción de neurotransmisores. Los neurotransmisores son esenciales para el estado de ánimo y el comportamiento. De hecho, ciertas investigaciones han demostrado que una baja diversidad y variedad de bacterias intestinales tienen una influencia directa en la capacidad de un niño de quedarse quieto, escuchar las instrucciones y concentrarse en las tareas que se le asignan.

 


References

[1] National Health Service  Your Body’s First Solid Foods (2017) Retrieved 11 th July 2017, from http://www.nhs.uk/Conditions/pregnancy-and-baby/Pa...

[2] Segerstrom Psychological stress and the human immune system: a meta-analytic study of 30 years of inquiry. Psychol Bull (2004) 130(4): 601–630.

[3] Cunningham-Rundles et al. Mechanisms of nutrient modulation of the immune response. Allergy Clin Immunol. 2005; 115 (6): 1119-28.

[4] Hojsak I et al. Lactobacillus GG in the prevention of gastrointestinal and respiratory tract infections in children who attend day care centres: A randomised, double-blind, placebo controlled trial. Clinical Nutrition 2010; 29:310.

[5] Kumpu M, et al. The use of the probiotic Lactobacillus rhamnosus GG and viral findings in the nasopharynx of children attending day care. J. Med. Virol. 85:1632-1638, 2013.

[6] Aladag et al Efficacy of vitamin A in experimentally induced acute otitis media. Int J

Otorhinolaryngol 2007;71(4):623-8.

[7] Piemonti et al. Vitamin D3 Affects Differentiation, Maturation, and Function of Human Monocyte-

Derived Dendritic Cells, The Journal of Immunology, 2000, 164: 4443-4451.

[8] Griffin, M.D., Xing, N. and Kumar R. (2003) Vitamin D and its analogs as regulators of immune activation and antigen presentation. Annual Review of Nutrition, 23, 117-145.

[9] Antico, A., Tampoia, M., Tozzoli, R. and Bizzaro, N. (2012) Can supplementation with vitamin D reduce the risk or modify the course of autoimmune diseases? A systematic review of the literature. Autoimmunity Reviews, 12 (2), 127–136.

[10] Elemraid et al. A case-control study of nutritional factors associated with chronic suppurative otitis media in Yemeni children. Eur J Clin Nutr. 2011; 65(8): 895-902.

[11] Carmago CA, Ganmaa D. Randomized Trial of Vitamin D supplementation and Risk of Acute Respiratory Infection in Mongolia. Pediatrics Vol. 130 No. 3 September 1, 2012.

[12] Yildiz et al. The role of vitamin D in children with recurrent Tonsillopharyngitis. Ital J Pediatr. 2012; 38: 25.

[13] Reid et al. Vitamin D and tonsil disease--preliminary observations. Int J Pediatr Otorhinolaryngol. 2011; 75 (2): 261-4.

[14] Cunningham-Rundles et al. Mechanisms of nutrient modulation of the immune response. J Allergy

Clin Immunol 2005; 115: 1119–28

[15] Brinkevich SD et al Radical-regulating and antiviral properties of ascorbic acid and its derivatives.

Bioorg med Chem Lett. 2012 1;22(7).

[16] Fan‐kun Kong (2009) Pilot Clinical Study on a Proprietary Elderberry Extract: Efficacy in Addressing Influenza Symptoms, J Pharmacol Pharmacokin 5: 32‐43

[17] Clough P, Lindmark L, (2007) . A 5-month open study with long-chain polyunsaturated fatty

acids in dyslexia. J Med Food. 10(4):662-6.

[18] Richardson AJ, Montgomery P. The Oxford-Durham study: a randomized, controlled trial of

dietary supplementation with fatty acids in children with developmental coordination disorder.

Pediatrics. 2005 May;115(5):1360-6.

[19] Furuhjelm et al. Fish oil supplementation in pregnancy and lactation may decrease the risk of

infant allergy, Acta Paediatrica 2009 Sep;98(9):1461-7.

[20] Li et al. Intakes of long-chain omega-3 (n-3) PUFAs and fish in relation to incidence of asthma

among American young adults: the CARDIA study. Am J Clin Nutr. 2013 Jan;97(1):173-8.

[21] Foster, McVey Neufeld. Gut-brain axis: how the microbiome influences anxiety and depression. Trends

Neurosci. 2013; 36 (5): 305-12.

[22] Bravo et al. Ingestion of Lactobacillus strain regulates emotional behaviour and central GABA receptor

expression in a mouse via the vagus nerve. Proceedings of the National Academy of Sciences. 2011; 108 (38):

16050-55.

[23] Previc FH. The Dopaminergic Mind in Human Evolution and History. 2009; Cambridge University Press

[24] Reichelt, Knivsberg. Can the pathophysiology of autism be explained by the nature of the discovered urine peptides? Nutritional Neuroscience. 2003; 6 (1): 19-28.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

Únete a la comunidad BioCare