0

Tu carrito está vacío

marzo 30, 2020

Resfríos, tos, gripe, amigdalitis, infecciones y virus son síntomas y/o patologías que resultan ser incómodos y perturbadores para quienes los padecen. Hay ciertas etapas del año que nos llevan a vivir esto de forma frecuente, y sobre todo hay personas que al salir de un resfrío común ya están ingresando a otro virus y se vuelve un ciclo permanente.  ¿Podremos ser capaces de defendernos y protegernos ante esto?

Claro que sí, y afortunadamente hay mucho que podemos hacer para ayudar a nuestro organismo a defenderse. En primer lugar, es fundamental el manejo de nuestro cuidado básico, control de estrés, buen dormir, ejercicio y alimentación rica en vitaminas y minerales claves para las defensas, tales como Vitamina C, Vitamina D y Zinc. Pero, ¿Sabías que uno de los suplementos más efectivos para apoyar tu inmunidad es un Probiótico?, y claro, tiene mucho sentido si tomamos en cuenta que nuestra respuesta inmune se basa en gran medida en nuestra función intestinal.

¿Cómo Actúan?

Las bacterias benéficas como Lactobacillus y Bifidobacterias viven en nuestro intestino siendo capaces de estimular la función natural de nuestro sistema inmunológico. Actúan de forma permanente manteniendo la correcta estimulación, dando una respuesta rápida y efectiva ante posibles invasores. En un estudio, se administró a niños pequeños una combinación de 12,5 billones del patentado conjunto de cepas Lab4 (Combinación de dos cepas de Lactobacillus Acidophilus, Bifidobacterium bifidum y B. Lactis) en conjunto con Vitamina C a diario, demostrando una disminución en la aparición de resfríos e incluso en quienes contrajeron la infección los síntomas se vieron disminuidos, no requirieron del uso excesivo de medicamentos (antibióticos) y disminuyendo los días de ausentismo escolar.

 
 

 

En otras investigaciones se ha demostrado que Lactobacillus Rhamnosus GG ha sido particularmente eficaz para reducir el número, la gravedad y la duración de las infecciones del tracto respiratorio en niños. Por lo tanto, el consumo de Probióticos incluida la combinación Lab4 y la cepa L. Rhamnosus GG ( MINDLINX POWDER - MINDLINX CÁPSULAS), deberían ser parte fundamental de un protocolo de bienestar invernal para reducir riesgos y rápida recuperación.

¿Qué les sucede a tus bacterias intestinales cuando tomas antibióticos?

Si tomamos antibióticos para una infección, debemos recordar que junto con la destrucción de la infección, también se verán destruidas nuestras bacterias benéficas, causando un desequilibrio y quizás teniendo un efecto negativo a largo plazo en nuestra inmunidad. El uso de probióticos puede ayudar a reestablecer y acelerar el crecimiento de la microbiota intestinal afectada por el uso de antibióticos. Por otro lado, el uso de probióticos también puede reducir los efectos secundarios como malestares intestinales y diarrea asociada al uso de antibióticos.

Probióticos para la Autoinmunidad

¿Sufres de alguna enfermedad autoinmune, como la artritis reumatoide, lupus o enfermedad de Sjorgen? ¿Crees que tu condición empeora en invierno? Muchas veces sentimos que la falta de luz solar, el clima frío y húmedo, junto con los cambios en la dieta durante esta época pueden facilitar el desarrollo de un brote. Si bien no hay un factor claro que cause esto, sabemos que sería de gran ayuda potenciar nuestros niveles de vitamina D, aumentar el consumo de antioxidantes en la dieta y consumir probióticos como una forma fácil y efectiva de mantener el sistema inmune equilibrado.

La barrera entre el mundo exterior y nuestro organismo es el revestimiento intestinal que actúa como barrera protectora para lo que ingresa a nuestro cuerpo. A menudo, este revestimiento se daña y se vuelve hiperpermeable lo que permite el paso de moléculas más grandes y alérgenos favoreciendo respuestas inflamatorias. Esto se conoce como Intestino Permeable, el cual puede ser un desencadenante de la autoinmunidad en la que el sistema inmune puede errar y tratar a células y/o moléculas inofensivas como amenazas o patógenos.

La pérdida del equilibrio bacteriano o Disbiosis, aumenta la probabilidad del desarrollo de esta respuesta inmune alterada al favorecer la permeabilidad y un continuo ciclo de inflamación. Por lo tanto, si restauramos el equilibrio en la microbiota intestinal a través de suplementos probióticos, reducimos la inflamación y mejoramos la permeabilidad, con lo cual, podríamos modular la respuesta inmune. Se ha demostrado que cepas específicas como Lactobacillus Salivarius, aumentan el nivel de moléculas antiinflamatorias en el cuerpo y reducen la inflamación localizada en el intestino. En otros estudios, se ha demostrado que el conjunto de cepas Lab4 al ser administrado durante 12 semanas mostró un efecto beneficioso en la modulación del sistema inmune al reducir la inflamación.

En resumen, la suplementación con probióticos puede ser útil para apoyar un protocolo autoinmune a través de la capacidad de estos suplementos para ejercer un equilibrio en el sistema inmune. Sin embargo, si el usuario está tomando medicamentos inmunosupresores, se recomienda primero consultar con su médico tratante.

¿En qué me debo fijar al elegir un probiótico para mi Inmunidad y Defensas?

Es esencial usar las bacterias adecuadas en las cantidades correctas para tener el efecto deseado sobre el sistema inmune y nuestro sistema de defensas, pero ¿Qué cepa elegir?, ¿Qué dosis? Vamos a simplificar esta información en base a la investigación reciente y nuestra experiencia clínica:

    • Para la tos, resfríos y otras infecciones del tracto respiratorio: Al menos 3 Billones de Lactobacillus Rhamnosus en pequeños hasta los 3 años, 10 billones por día en niños mayores (MINDLINX POWDER) y 20 a 30 billones de Lab4 por día en adultos (BIOACIDOPHILUS).
    • Durante y después del uso de antibióticos: Hasta 30 billones de Lab4 (BIOACIDOPHILUS FORTE) durante el curso del antibiótico, tomado al menos 4 horas alejados de este para favorecer la supervivencia del suplemento probiótico. Luego de terminar el antibiótico, es recomendable tomar por un corto tiempo dosis mayores para ayudar a minorizar el efecto en la microbióta intestinal y reducir los efectos secundarios (DOPHILUS FORTE PLUS).
    • Inmunidad e Inflamación crónica: Al menos 25 a 30 billones de potencia del conjunto de cepas Lab4  (BIOACIDOPHILUS FORTE)

Debemos recordar que existen bacterias benéficas en nuestro intestino y estas deben vivir en equilibrio con otras que pueden ser dañinas, este equilibrio es vital para nuestro sistema inmune. Al usar cepas humanas como el conjunto de cepas Lab4, bien investigadas y en la dosis correcta, los suplementos probióticos pueden ser de gran ayuda para mantener este equilibrio bacteriano.

“El conjunto de cepas Lab4, es una combinación de bacterias patentadas, la cual ha sido utilizado en diversas marcas de probióticos en el mundo, beneficiando a miles de personas. Son cepas aisladas de la microbiota de humanos sanos, demostrando científicamente acción en el restablecimiento de la función intestinal, siendo seguras de consumir.
El consorcio LAB4® combina cuatro cepas de bacterias:
- Dos cepas de Lactobacillus Acidophilus CUL -60 y CUL - 21
- Una cepa de Bifidobacterium Animalis subsp. Lactis CUL - 34
- Una cepa de Bifidobacterium Bifidum CUL – 20
Desde su creación, el consorcio LAB4® ha sido objeto de más de 10 ensayos clínicos en humanos, y de al menos 100 investigaciones científicas. La mayor parte de este trabajo,ha sido publicado, y se encuentra disponible. www.lab4probiotics.co.uk.
Estas investigaciones, se han desarrollado sobre la base de más de 30 años de experiencia e investigación en la industria de los Probióticos, la cual, se ha llevado a cabo en colaboración con los mejores hospitales, universidades e instituciones de investigación del Reino Unido y Europa”

 

 

 

[1] Garaiova I et al. Probiotics and vitamin C for the prevention of respiratory tract infections in children attending preschool: a randomised controlled pilot study. Eur J of Clin Nutr. 2015; 69 (3): 373-9.

[1] Hojsak I et al. Lactobacillus GG in the prevention of gastrointestinal and respiratory tract infections in children who attend day care centres: A randomised, double-blind, placebo controlled trial. Clinical Nutrition. 2010; 29 (3): 312-6.

[1] Kumpu M et al. The use of the probiotic Lactobacillus rhamnosus GG and viral findings in the nasopharynx of children attending day care. J Med Virol. 2013; 85:1632-8.

[1] Madden et al. Effect of probiotics on preventing disruption of the intestinal microflora following antibiotic therapy: a double-blind, placebo-controlled pilot study. Int Immunopharmacol. 2005;5(6):1091-7.

[1] Plummer S et al. Clostridium difficile pilot study: effects of probiotic supplementation on the incidence of C. difficile diarrhoea. Int Microbiol. 2004; 7(1):59-62

[1] Fasano. Leaky gut and autoimmune diseases. Clin Rev Allergy Immunol. 2012; 42 (1): 71-8.

[1] Campbell AW. Autoimmunity and the Gut. Autoimmune Diseases. 2014; 2014: 152428.

[1] Diaz-Ropero MP et al. Two lactobacillus strains, isolated form breast milk, differently modulate the immune response. J App Microbiol. 2007; 102(2): 337-43.

[1] Borruel N et al. Increased mucosal tumour necrosis factor alpha production in Crohn’s disease can be downregulated ex vivo by probiotic bacteria. Gut. 2002; 51: 659-64.

[1] Hepburn NJ et al. Probiotic supplement consumption alters cytokine production from peripheral blood mononuclear cells: a preliminary study using healthy individuals. Benef Microbes. 2013; 4(4): 313-7

 


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

Únete a la comunidad BioCare