Salud Tiroidea desde un enfoque integral

Salud Tiroidea desde un enfoque integral

¡La tiroides es una glándula pequeña pero muy poderosa! Está encargada de producir hormonas, regular qué tan rápido nuestra mitocondria produce adenosina trifosfato (ATP), la “energía” de nuestro cuerpo y de esta manera, estimula nuestro metabolismo y el ritmo de muchos sistemas del cuerpo. Esta glándula trabaja en conjunto con las hormonas tiroideas que a la vez se comunican con las células de nuestro organismo.

Desde la glándula pituitaria se produce la hormona estimulante de la glándula tiroides (TSH) necesaria para que desde la tiroides se produzcan las hormonas tiroideas: Tiroxina (T4) y Triyodotironina (T3) ambas fundamentales para el metabolismo de nuestro cuerpo, siendo T3 la forma de mayor actividad. El nivel de TSH es a la vez regulado por la cantidad de hormonas tiroideas presente en sangre.

El hipotiroidismo, es una enfermedad en la cual la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea. Es una de las patologías endocrinas más frecuentes y es de alta prevalencia en el mundo. En Europa la prevalencia varía entre 0.2 a 5.3% y en Estados Unidos entre 0.3 a 3.7%. En Chile, la Encuesta Nacional de Salud (ENS) 2016-2017 evidencia que la sospecha de hipotiroidismo, de acuerdo a cifras de TSH elevada, es del 18.6%; 18.9% y 18.2% en mujeres y hombres respectivamente.

Actualmente la causa más común es el hipotiroidismo subclínico y la tiroiditis, también conocida como enfermedad de Hashimoto. En la cual, ocurre que el propio sistema inmune se equivoca y actúa contra las células en la glándula tiroidea buscando destruirla. Frente a este ataque, el cuerpo reacciona a través de la hipófisis que produce la hormona estimulante del tiroides (TSH) en exceso para lograr que la tiroides siga produciendo las hormonas tiroideas necesarias.

El hipotiroidismo implica insuficiente producción de hormonas T3 y/o T4 y TSH alta, resultando en una disrupción metabólica enlentecida. Por el contrario, cuando existe una sobreactividad de la glándula tiroides, se produce un exceso de hormonas tiroideas, lo cual aumenta la actividad de nuestro metabolismo (hipertiroidismo). Debido a que el hipotiroidismo es más común, nos referiremos a éste el día de hoy.

 

Síntomas de una Tiroides alterada

  • Función tiroidea baja
  • Fatiga
  • Constipación
  • Depresión
  • Falta de concentración
  • Colesterol alto
  • Bocio
  • Extremidades con sensación de frío
  • Dolor muscular
  • Ganancia de peso rápida y difícil de perder
  • Períodos menstruales irregulares o más intensos de lo normal

 

Un pilar fundamental para el adecuado funcionamiento de la glándula tiroides es proveer los nutrientes necesarios para su actividad. Por ejemplo, el Yodo y la Tirosina son requeridos para la producción de T4, y este proceso, es apoyado por Hierro, Selenio y Vitaminas A, B2, B3, B6 y C. Selenio, Zinc y Cobre se requieren para convertir la hormona tiroidea T4 en T3 (activa). El déficit de estos nutrientes puede ser común, especialmente del Selenio, debido a que los suelos de hoy en día se encuentran disminuidos en minerales por su sobreexplotación.  

La N-acetilcisteína (NAC) también es un aminoácido importante en esta actividad ya que se combina con Selenio para formar selenocisteína, una enzima que participa en el traspaso de T4 a T3 y apoya la producción de glutatión peroxidasa (antioxidante muy importante para nuestro organismo).

Ahora bien, aunque nos propongamos consumir los mejores suplementos de nutrientes en apoyo a la tiroides y llevemos una dieta rica en ellos, si la afección es de larga data probablemente ya se habrán comprometido distintas funciones de nuestro organismo y será fundamental trabajar también en estas:

 

Inmunidad y función digestiva

Cuando nos referimos a Tiroiditis de Hashimoto, hablamos de una condición de base inmune, por ende, apoyar esta respuesta será fundamental. Un factor clave es adecuar los niveles en sangre de vitamina D debido a su rol fundamental como mediadora de la inmunidad. A la vez, la permeabilidad y disbiosis intestinal representan otra condición que influye directamente en la respuesta inmune, por ende, apoyar la salud intestinal también será de gran ayuda. En este sentido, se debe considerar el manejo de estrés, alimentación, calidad del sueño y estilo de vida general. Los suplementos probióticos y la glutamina serán de gran ayuda para restaurar la función intestinal y reparar la permeabilidad.

 

Sistema Nervioso

El cortisol es una hormona producida por nuestras glándulas suprarrenales en momentos de estrés y cuando se produce en exceso, puede suprimir la liberación de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) desde la hipófisis, afectando a las hormonas T4 y T3 y favoreciendo que la T4 se convierta en 'T3 reversa' (rT3) lo que finalmente bloquea la función tiroidea al ser una forma inactiva. En estos casos, ocurre además que los niveles de tiroxina siguen pareciendo adecuados cuando se analizan, pero en presencia de una forma que no tendrá actividad. Es por esto, que el manejo de estrés y el control de los niveles de cortisol serán un factor crucial para apoyar esta condición.

El cortisol también puede secretarse de forma inadecuada por la presencia de altos niveles de azúcar en sangre. Una glicemia alterada, resistencia a la insulina o padecer de diabetes, pueden tener un efecto negativo entonces en la función tiroidea.

 

Metales pesados y detoxificación

Las moléculas de 'haluro' como el fluoruro del agua de la llave tienen una estructura similar a la del yodo y pueden actuar como disruptores endocrinos, generando una alteración en la absorción y utilidad de este mineral por la tiroides. Otros metales, como el mercurio presente en las pastas dentales pueden afectar la conversión de T4 a T3. La alta exposición a estas toxinas, junto con una detoxificación hepática deficiente, pueden llevar a alteraciones hormonales, agotamiento de nutrientes y dar la oportunidad a estos disruptores endocrinos de generar diversas alteraciones en nuestro organismo. Por ende, evitar la exposición a tóxicos y el favorecer nuestros procesos naturales de detoxificación, es otro punto clave para apoyar a nuestro organismo.

 

Suplementación en apoyo

Un punto clave para apoyar a quienes tienen disfunción tiroidea es ayudarlos a lograr un equilibrio en los nutrientes esenciales para la actividad tiroidea:   

Probióticos: Una adecuada función intestinal, será esencial para apoyar la condición tiroidea autoinmune (Hashimoto) por toda la relación de la microbiota intestinal y la respuesta inmune de nuestro organismo. A la vez favorecerá la absorción de nutrientes adecuados en apoyo a la secreción y función de las hormonas tiroideas.

Vitamina D: El nivel de vitamina D es fundamental para una adecuada respuesta del sistema inmune. Específicamente en el caso de la Tiroiditis de Hashimoto, se ha relacionado con mejora en los anticuerpos para la enfermedad y apoyo a los niveles de energía (estado de ánimo).

Selenio: Las enzimas yodotironina desyodinasa (tipos I, II y III) son dependientes de selenio y están involucradas en la activación y desactivación de las hormonas tiroideas. La deficiencia de selenio puede exacerbar los efectos del déficit de yodo y se ha demostrado que la suplementación con selenio en pacientes con tiroiditis de Hashimoto mejora varios síntomas. Especialmente juega un rol clave en el paso de T4 a T3 activa.

Vitamina C: Participa activamente apoyando la detoxificación hepática y junto con la vitamina A, protegen a las hormonas y receptores tiroideos del estrés oxidativo.

Hierro y Zinc: Estos micronutrientes son cofactores en la transformación y producción de las hormonas tiroideas. Incrementan la conversión de T4 a T3, mejoran la función inmunológica, particularmente importante en la enfermedad de Hashimoto. El Zinc además actúa como agente antiinflamatorio para la tiroides.

Yodo: Se debe suplementar con Yodo, solo en el caso que exista deficiencia, ya que un exceso, podría ser perjudicial para la salud tiroidea. El Yodo es esencial para la síntesis de T3 y T4, ya que se encuentra presente en su transporte, formación y yodación para poder ser utilizadas. La falta de este nutriente, al no permitir la producción de hormonas, causa un aumento de liberación de TSH.

Magnesio: El magnesio estimula la función del sistema nervioso, ayuda al manejo de depresión y cambios de ánimo, participa activamente en el metabolismo energético, mejora la sensación de fatiga crónica, apoya el buen descanso y a la función digestiva. Por ende, será de gran ayuda para el manejo de estrés y condición general de la enfermedad.

Cromo:  Actúa directamente sobre los receptores de insulina, mejorando el control de azúcar en sangre, por ende, es especialmente recomendado en quienes padecen resistencia a la insulina. Se deben mantener glicemias estables para evitar la sobreproducción de cortisol, el cual recordemos, puede bloquear la transformación de T4 a T3, la forma activa de hormona tiroidea que estimula a la glándula tiroides.

Como ves, el funcionamiento de la tiroides va mucho más allá de lo que estamos acostumbrados a evaluar, y para apoyarla debemos considerar el estilo de vida completo, desde el manejo de estrés, salud intestinal y una adecuada nutrición y micronutrición. El trabajar en optimizar nuestra salud general será de gran ayuda en quienes padecen de esta enfermedad. 

Al ser una patología, recomendamos que siempre evalúes su manejo con médico tratante, tomando en cuenta todos los factores anteriormente mencionados.

Si tienes alguna pregunta, puedes escribirnos a nutricion@biocarechile.cl 

 

Regresar al blog

4 comentarios

Buenos días, tengo hipotiroidismo y me gustaría saber cómo puedo suplementarme? Muchas gracias

Myriam

Tengo hipotiroidismo de hashimoto ,ahoraestoy informada de todo lo que necesito más ha sido difícil encontrar un suplemento completo de apoyo con las cantidades óptimas.
Si ustedes tuviesen algo que me pueda ayudar ,sería excelente.
Atenta a su respuesta.

Lucy Correa

Que probiótico me recomienda para niveles altos de tiroide

Ximena Flores

Vivo con una depresión constante y por años.Tengo muchos nòdulos tiroídeos pero produzco T4 baja pero dentro del normal.Tomo 25.mg de T4.
Misniveles de TSH tb.dentro de lo nornal,pero nada me quita la fatiga y el mal ànimo.Cambiarè de nyevo de mèdico.Muchas gracias.

Ans Maria Hernandez

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.