0

Tu carrito está vacío

febrero 17, 2020

La vitamina D es un nutriente esencial y juega un rol fundamental para nuestra salud. ¿Sabes por qué? Hoy te contaremos todo lo que debes saber sobre la “Vitamina del Sol”.

 

Es una vitamina liposoluble que requiere de grasas de buena calidad para su absorción como, por ejemplo, el aceite de oliva. Las fuentes dietéticas, incluyen colecalciferol (vitamina D3 de fuentes predominantemente animales, por ejemplo, huevos y pescados graso) y ergocalciferol (vitamina D2, de fuentes vegetales, por ejemplo, hongos y tofu). Está involucrada en la función de múltiples sistemas corporales, especialmente el sistema inmune y óseo. Hoy en día, hay diversos problemas de salud relacionados con bajos niveles de esta vitamina, ya que actúa como una hormona y su déficit trae diversas consecuencias. 

 

El organismo es capaz de producir grandes cantidades de vitamina D cuando se expone a la luz UVB, razón por la cual, es llamada la “vitamina del sol”. Sin embargo, las estadísticas muestran que un alto porcentaje de la población tiene niveles deficientes en su organismo, ya que, en el mundo moderno es común pasar mucho tiempo en espacios interiores, usar protector solar y tener una dieta de mala calidad que carezca de alimentos ricos en vitamina D. Existen ciertos grupos de personas que pueden ser especialmente vulnerables a esta deficiencia, por ejemplo:

 

  • Quienes optan por dietas veganas o vegetarianas.
  • Mujeres embarazadas y lactantes.
  • Bebés amamantados y niños pequeños.
  • Individuos con piel oscura o que se cubren en exceso.
  • Personas con deficiencias digestivas, como la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) o trastornos de mala absorción de la grasa.
  • Adultos mayores, ya que la síntesis de vitamina D en la piel, se vuelve menos eficiente con la edad.
  • Personas que toman ciertos medicamentos que pueden agotar significativamente los niveles de la vitamina D como, por ejemplo, los esteroides y los medicamentos bloqueadores de grasa utilizados para perder peso.
  • Quienes presentan malnutrición por exceso o déficit.

 

Para darte un ejemplo, si estás tomando medicación, si tu vida laboral te estresa y estás cansado, hay virus que circulan por tu entorno, tienes alteraciones digestivas, problemas de inmunidad y defensas o padeces patologías crónicas, puede ser que requieras de un suplemento de vitamina D.

 

¿Por qué la vitamina D es esencial para la salud y por qué su déficit es tan perjudicial para nuestro bienestar?

 

Hormonas sexuales: La vitamina D está relacionada con los niveles de estas hormonas en sangre, influyendo directamente en condiciones como el síndrome de ovario poliquístico, deseo sexual y regulación del metabolismo androgénico en hombres.

 

Energía: La deficiencia de vitamina D, se asocia con fatiga y cansancio pronunciado. Personas que padecen el síndrome de fatiga crónica muestran niveles bajos de vitamina D.

 

Estructura: Las mujeres menopáusicas están en riesgo de padecer enfermedades como la osteoporosis o la osteopenia, debido a la disminución del estrógeno. Dado que la vitamina D es esencial para la absorción de calcio y la salud ósea, puede ser beneficioso aumentar la ingesta como una medida preventiva para la perimenopausia. Además, puede ser un apoyo para las condiciones de pérdida de pelo severa como la alopecia.

 

Sistema nervioso: La vitamina D, tiene el potencial de proteger las células nerviosas y ayuda a contrarrestar enfermedades relacionadas como la esclerosis múltiple, la depresión y el deterioro cognitivo. Su deficiencia también puede disminuir los niveles de dopamina, un neurotransmisor involucrado en nuestras emociones y placer, influyendo en cambios de humor y trastornos psicológicos.

 

Inmunidad: La vitamina D puede reducir el riesgo de infección en las personas con problemas de autoinmunidad, modular el proceso de la enfermedad subyacente y reducir el riesgo de desarrollarla. Las personas con artritis reumatoide, pueden beneficiarse con una mayor ingesta dietética y suplementaria para ayudarles a controlar sus síntomas. Las propiedades antiinflamatorias de la vitamina D, también pueden ser útiles para afecciones como el eczema, y existen investigaciones que muestran que una baja ingesta materna de vitamina D, puede aumentar la probabilidad de alergias en los hijos.

 

Sobrepeso y Obesidad: Es fundamental su participación en los niveles de hormonas reguladoras del apetito y su efecto antiinflamatorio en quienes padecen obesidad. Por otro lado, al ser una vitamina liposoluble, puede quedar atrapada en los depósitos de grasa corporal y visceral sin poder ser utilizada por el organismo.

 

Digestión: Una pared intestinal permeable, contribuye a un sistema digestivo deteriorado. La vitamina D, puede apoyar las uniones saludables en el revestimiento intestinal y el proceso de curación, junto con otros nutrientes como zinc, vitamina A y L-glutamina. Bajos niveles de vitamina D, también se asocian con un mayor riesgo de afecciones digestivas crónicas, especialmente la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

 

Como puedes ver, la vitamina D merece su lugar en el botiquín de primeros auxilios nutricional.

 

 

 

Nutricionista Valeria Riquelme V.

Extracto traducido y adaptado de BioCare UK

https://www.biocare.co.uk/news/essential-facts-about-vitamin-d.html

 

1  Morris HA. Vitamin D: A Hormone for All Seasons - How much is enough? Understanding the New Pressures. Clinical Biochemist Reviews. 2005;26(1):21-32.

2  Department of Health. 2014. National Diet and Nutrition Survey: results from Years 1 to 4. Available online at:  https://www.gov.uk/government/statistics/national-...

3  Outila TA et al. Dietary intake of vitamin D in premenopausal, healthy vegans was insufficient to maintain concentrations of serum 25-hydroxyvitamin D and intact parathyroid hormone within normal ranges during the winter in Finland. J Am Diet Assoc. 2000;100(4):434-41.

4  Whiting, S.J. and Calvo, M.S. (2006) Overview of the Proceedings from Experimental Biology 2005 Symposium: Optimizing Vitamin D Intake for Populations with Special Needs: Barriers to Effective Food Fortification and Supplementation. Journal of Nutrition, 136 (4), 1114-1116.

5  Hatun, S., Islam, O., Cizmecioglu, F., Kara, B., Babaoglu, K., Berk, F. and Gökalp, A.S. (2005) Subclinical Vitamin D Deficiency Is Increased in Adolescent Girls Who Wear Concealing Clothing. Journal of Nutrition, 135, 218-222.

6  Bengoa JM et al. Intestinal calcium absorption and vitamin D status in chronic cholestatic liver disease. Hepatology. 1984 Mar-Apr;4(2):261-5.

7  Holick MF et al. Age, vitamin D, and solar ultraviolet. Lancet. 1989 Nov 4;2(8671):1104-5.

8  Gröber U et al. Influence of drugs on vitamin D and calcium metabolism. Dermato-endocrinology. 2012;4(2):158-166.

9  McDuffie JR et al. Effects of orlistat on fat-soluble vitamins in obese adolescents. Pharmacotherapy. 2002

Jul;22(7):814-22.

10  Bakhshalizadeh S et al. Modulation of steroidogenesis by vitamin D3 in granulosa cells of the mouse model of polycystic ovarian syndrome. Syst Biol Reprod Med. 2017;63(3):150-161.

11  Bertone-Johnson et al. Dietary vitamin D intake, 25-hydroxyvitamin D3 levels and premenstrual syndrome in a college-aged population. J Steroid Biochem Mol Biol. 2010; 121(1-2): 434-437

12  Tsakova AD et al. 25 (OH) vitamin D levels in premenopausal women with polycystic ovary syndrome and/or obesity. Int J Vitam Nutr Res. 2012; 82 (6): 399-404.

13  Bakhshalizadeh S et al. Modulation of steroidogenesis by vitamin D3 in granulosa cells of the mouse model of polycystic ovarian syndrome. Syst Biol Reprod Med. 2017; 63 (3): 150-161.

14  Berkvitz S et al. Serum 25-hydroxy vitamin D levels in chronic fatigue syndrome: a retrospective survey. Int J Vitam Nutr Res. 2009; 79 (4): 250-4.

15  National Institutes of Health (2011) Vitamin D. [Online] Available at:  http://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminD-HealthPr... [Accessed 2nd April 2014].

16  Aksu Cerman A et al. Vitamin D deficiency in alopecia areata. Br J Dermatol. 2014;170(6):1299-304.

17  Peters EMJ et al. Hair and stress: A pilot study of hair and cytokine balance alteration in healthy young women under major exam stress. Brandner JM, ed. PLoS ONE. 2017;12(4):e0175904.

18  Harms LR et al. Vitamin D and the brain. Best Pract Res Clin Endocrinol & Metab. 2011; 25(4): 657-669.

19  Jelinek GA et al. Latitude, sun exposure and vitamin D supplementation: associations with quality of life and disease outcomes in a large international cohort of people with multiple sclerosis. BMC Neurol. 2015; 15: 132

20  Khoraminya N et al. Therapeutic effects of vitamin D as adjunctive therapy to fluoxetine in patients with major depressive disorder. Aust N Z J Psychiatry. 2013; 47 (3): 271-5.

21  Llewellyn et al. Archives of internal medicine, 2010; 170 (13), 1135-41

22  Ahmadi S et al. Vitamin D receptor FokI genotype may modify the susceptibility to schizophrenia and bipolar mood disorder by regulation of dopamine D1 receptor gene expression. Minerva Med. 2012;103(5):383-391.

23  Aranow C. Vitamin D and the Immune System. Journal of investigative medicine?: the official publication of the American Federation for Clinical Research. 2011;59(6):881-886.

24  Kamen DL et al. Vitamin D and molecular actions on the immune system: modulation of innate and autoimmunity. Journal of molecular medicine (Berlin, Germany). 2010;88(5):441-450.

25  Kostoglou-Athanassiou I et al. Vitamin D and rheumatoid arthritis. Therapeutic Advances in Endocrinology and Metabolism. 2012;3(6):181-187.

26  Wang et al. Vitamin D deficiency is associated with diagnosis and severity of childhood atopic dermatitis. Pediatr Allergy Immunol. 2014; 25 (1): 30-5.

27  Erkkola et al. Maternal vitamin D intake during pregnancy is inversely associated with asthma and allergic rhinitis in 5-year-old children. Clin Exp Allergy. 2009; 39 (6): 875-82.

28  Vindigni SM et al. The intestinal microbiome, barrier function, and immune system in inflammatory bowel disease: a tripartite pathophysiological circuit with implications for new therapeutic directions. Therapeutic Advances in Gastroenterology. 2016;9(4):606-625.

29  Kong et al. Novel role of the vitamin D receptor in maintaining the integrity of the intestinal mucosal barrier. Am J Physiol Gastrointest Liver Physiol. 2008; 294 (1): G208-16.

30  Sturniolo GC et al. Zinc supplementation tightens “leaky gut” in Crohn’s disease. Inflamm Bowel Dis. 2001; 7 (2): 94-8.

31  Fuchs E, Green H. Regulation of terminal differentiation of cultured human keratinocytes by vitamin A. Cell. 1981; 25 (3): 617–25

32  Rapin JR et al. Possible Links between Intestinal Permeablity and Food Processing: A Potential Therapeutic Niche for Glutamine. Clinics. 2010; 65 (6): 635-43.

33  Simmons JD et al. Vitamin D receptor gene polymorphism: association with Crohn's disease susceptibility. Gut. 2000;47(2):211-4.

34  Pei FH et al. Vitamin D receptor gene polymorphism and ulcerative colitis susceptibility in Han Chinese. J Dig Dis. 2011;12(2):90-8.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

Únete a la comunidad BioCare